Tristeza

“En huir del dolor nunca hay victoria”.

Ramón de Campoamor

¿Qué es?

La tristeza es una de esas emociones de las que todos huimos. ¿Quién quiere estar triste? Todos sabemos lo que es la tristeza. Es una emoción universal que nos acompaña a lo largo de la vida.
Hay momentos, en los que esa tristeza te invade y sabes el por qué: Echas de menos a alguien, sufres un duelo, el desánimo te invade, a tu alrededor alguien sufre y su dolor es el tuyo, …
En otras ocasiones, no está tan clara la fuente de tu tristeza, al contrario, todos te dicen que deberías estar bien. Te sientes solo e incomprendido.
El caso es que cuando esa tristeza se instala en la vida, puede convertirse en una depresión. Lo sabes y lo temes. A veces el miedo a la depresión, es peor que la tristeza en sí misma.
Negar tu tristeza, aunque racionalmente entiendes que es normal estar triste (si, por ejemplo, ha fallecido alguien querido) puede tiene un efecto muy contraproducente.
Cuánto menos quieres sentir la tristeza, más la sientes y más contamina todo.
A veces, la tristeza esconde rabia. Te permites mostrar la tristeza, pero tal vez puedes reconocer que tienes la misma cantidad de tristeza que de rabia. Son dos emociones que muchas veces van de la mano.

¿Esto es lo que me pasa?

La tristeza es dolor. También físico. Puedes sentirla como una gran opresión en el pecho o como un ahogo, sientes que te falta el aire.

También sientes que hay momentos en los que el abatimiento y la falta de fuerzas puede contigo.

Tus pensamientos alimentan este sentimiento de profunda desesperanza.

Todo se inunda de negatividad.

Puedes sentirte: melancólico, descorazonado, abatido, desilusionado, perdido, decaído, infeliz, desanimado, apenado, desgraciado, …

¿Cómo te ayudaremos?

Te ayudaremos a manejar la tristeza, es decir, te enseñaremos técnicas para que consigas que esta emoción no se convierta en protagonista de tu día a día.

El problema no son las emociones. Somos humanos y sentimos emociones constantemente. El problema es qué hacemos con esas emociones. El problema no es estar triste, es qué nos pasa y qué hacemos cuando estamos triste.

No intentar sentirlas es sentirlas más. La tristeza nos abate y quita energía, llevar nuestra vida con ella encima es difícil. Pero hay ocasiones en las que sentir la tristeza es normal y saludable. Nos pasan cosas que nos entristecen y negarlo es alejarnos de ser humanos.

Aceptar la tristeza, saber sostenerla

terapéuticamente sin caer en picado es fundamental.

Tu psicólogo especialista en terapia breve te ayudará a reconocer, aceptar, legitimizar y manejar la tristeza de manera que puedas sentirla saludablemente, hasta que la puedas transformar en serenidad.

En la terapia breve estratégica para la gestión de la tristeza la media de sesiones es de 9 en el 87% de los casos.

Las sesiones son quincenales y de una hora de duración.

Una vez finalizada la terapia, tu terapeuta emocional hará un seguimiento sin coste alguno de tres sesiones breves al cabo de 3, 6 y 12 meses después del alta, es nuestra garantía de consolidación de los resultados a largo plazo.

1

En la primera
sesión

nos explicas cuál es tu problema y te indicamos cómo será tu terapia y la duración aproximada (la media está entre 4 y 8 sesiones quincenales).

2

Las sesiones son de una hora

de duración, en cada una te damos unas pautas terapéuticas concretas que tienes que hacer hasta la siguiente visita. Serán tus nuevas herramientas para resolver tu problema de forma más fácil de lo que imaginas.

3

Una vez finalizada la terapia

hacemos un seguimiento sin coste alguno al cabo de 3, 6 y 12 meses, para comprobar que no ha habido recaídas. Es nuestra garantía de consolidación de resultados a largo plazo.

1

En la primera sesión

nos explicas cuál es tu problema y te indicamos cómo será tu terapia y la duración aproximada (la media está entre 4 y  8 sesiones quincenales).

2

Sesiones de una hora

en cada una te damos unas pautas terapéuticas concretas que tienes que hacer hasta la siguiente visita. Serán tus nuevas herramientas para resolver tu problema de forma más fácil de lo que imaginas.

3

Una vez finalizada la terapia

hacemos un seguimiento sin coste
alguno al cabo de 3, 6 y 12 meses, para comprobar que no ha habido recaídas. Es nuestra garantía de consolidación de resultados a largo plazo.

Te ayudaremos a resolver tu problema en el menor tiempo posible. La solución está más cerca de lo que piensas.