Timidez

“Es más fácil criar niños fuertes que reparar hombres rotos”.

Frederick Douglass

¿Qué es?

La timidez es una característica de la personalidad, no un problema. Pero podría convertirse en un problema en función de lo que hagamos o no.
Si tu hijo es tímido, callado o más introvertido, no deberías presionarle para dejar de serlo.
Aceptarlo ya será de gran ayuda para él.
Pero si con el tiempo, va a más. Si pasan los años y su temor a ser juzgado o rechazado se hacen más grandes, debes ayudarle para que esto no condicione su vida a partir de ahora, porque si no tiene herramientas para superar según qué situaciones puede sufrir mucho.

¿Esto es lo que le pasa a mi hijo?

Tu hijo poco a poco puede ir aislándose cada vez más y su miedo a hacer el ridículo o a que le juzguen negativamente puede convertirse en protagonista de su vida.

Si observas que cada vez tiene menos amigos o directamente no tiene nadie de su edad de confianza para él, deberías buscar ayudarle a superar esta dificultad que se ha convertido en problema.

Si cada vez evita más los eventos sociales como fiestas y se limita a los “obligatorios” como ir a la escuela, deberíamos valorar que sufre en esas situaciones y por eso no quiere ir.

Tu hijo puede sufrir síntomas como: sonrojarse, sudar, ponerse especialmente nervioso en según qué situaciones sociales o negarse a hablar.

Si ya desde pequeño le costaba contestar a alguien, aunque fuera para decir su nombre y sigue haciéndolo después de tiempo, está claro que lejos de ir adquiriendo más seguridad en sí mismo, es justo lo contrario. Él lo sabe y se compara con otros niños, y la conclusión aún le hace sentirse más incapaz.

El miedo a hacer el ridículo puede hacer sufrir muchísimo a tu hijo.

¿Cómo te ayudaremos?

El psicólogo infantil os ayudará a ayudar a vuestro hijo, mejorando su autoestima y dándole herramientas para que pueda ir interaccionando más a nivel social.

Os ayudaremos a que su timidez no sea un problema y pueda desenvolverse autónomamente ahora y en el futuro.

Ayúdanos a ayudar a tu hijo en estas situaciones sociales en las que cada vez lo pasa peor.

La media de sesiones de terapia breve estratégica para la timidez es de 10 sesiones en el 85% de los casos.

Las sesiones son quincenales y de una hora de duración.

Una vez finalizada la terapia breve para la timidez, hacemos un seguimiento sin coste alguno de tres sesiones breves al cabo de 3, 6 y 12 meses después del alta, es nuestra garantía de consolidación de los resultados a largo plazo.

1

En la primera
sesión

nos explicas cuál es tu problema y te indicamos cómo será tu terapia y la duración aproximada (la media está entre 4 y 8 sesiones quincenales).

2

Las sesiones son de una hora

de duración, en cada una te damos unas pautas terapéuticas concretas que tienes que hacer hasta la siguiente visita. Serán tus nuevas herramientas para resolver tu problema de forma más fácil de lo que imaginas.

3

Una vez finalizada la terapia

hacemos un seguimiento sin coste alguno al cabo de 3, 6 y 12 meses, para comprobar que no ha habido recaídas. Es nuestra garantía de consolidación de resultados a largo plazo.

1

En la primera sesión

nos explicas cuál es tu problema y te indicamos cómo será tu terapia y la duración aproximada (la media está entre 4 y  8 sesiones quincenales).

2

Sesiones de una hora

en cada una te damos unas pautas terapéuticas concretas que tienes que hacer hasta la siguiente visita. Serán tus nuevas herramientas para resolver tu problema de forma más fácil de lo que imaginas.

3

Una vez finalizada la terapia

hacemos un seguimiento sin coste
alguno al cabo de 3, 6 y 12 meses, para comprobar que no ha habido recaídas. Es nuestra garantía de consolidación de resultados a largo plazo.

Te ayudaremos a resolver tu problema en el menor tiempo posible. La solución está más cerca de lo que piensas.