Miedos

“Las cosas no son difíciles y por eso no nos atrevemos, sino que, como no nos atrevemos resultan difíciles”.

Séneca

Tipos de miedo

Tener miedo es normal, es una de las diferentes emociones que sentimos desde que nacemos, por lo tanto, tu hijo ha tenido, tiene y tendrá miedo.
No deberíamos pensar que esto es algo negativo. Aunque sea una emoción “desagradable”, nos salva la vida, así que ya está bien que tu hijo tenga miedo a ir a la piscina si no sabe nadar. Eso le hará ser prudente durante su aprendizaje en el cursillo de natación.
Pero si tu hijo tiene demasiado miedo a algo y no lo supera de forma natural tienes que ayudarle, ya que el miedo si no se resuelve tiende a hacerse más grande y a extenderse a otras cosas.
Los niños típicamente tienen miedo:
A la oscuridad, a dormir solos, a estar lejos de los padres, a los ruidos fuertes (petardos, truenos, etc.), a nadar, a los exámenes, a los perros, a los monstruos, brujas, fantasmas, etc., a las competiciones, a hablar en público, a que entren ladrones a casa, a la muerte, a ir de colonias, etc.

¿Esto es lo que le pasa a mi hijo?

Por nuestra experiencia como psicólogos especialistas en miedos infantiles, sabemos que tu hijo puede manifestar la ansiedad que le produce su miedo de diferentes formas:

  • Evitando sistemáticamente aquello que teme.
  • Insomnio
  • Retrocesos en su evolución: control de esfínteres, chuparse el dedo, no querer dormir sólo o a oscuras, etc.
  • Más irascible.
  • Dolores de cabeza.
  • Pesadillas habitualmente.

Crecer con miedo, es crecer sintiéndose incapaz y con baja autoestima.

¿Cómo te ayudaremos?

Tu psicólogo infantil hará una terapia indirecta. Es decir, aunque el problema sea de vuestro hijo, asistiréis a las sesiones los padres y os daremos pautas concretas para poder resolver el problema.

Es decir, vosotros ayudaréis a vuestro hijo a superar sus miedos.

Le acompañaréis en su proceso de aprendizaje de la valentía.

Si vuestro hijo es adolescente, y él tiene interés por ser ayudado por un psicólogo de adolescentes entonces le veremos a él directamente. Si no también haríamos la terapia indirecta.

Tu que conoces mejor que nadie a tu hijo, nos ayudarás a ayudarle.

A veces, los niños son muy conscientes de su mal estar y lo expresan, otras no. En ese caso os ayudaremos a concretar cuál es el motivo por el que el niño sufre esa ansiedad.

Conviértete en el maestro de la valentía de tu hijo. Nosotros te daremos las herramientas.

La media de sesiones de las terapias para la ansiedad en niños y adolescentes es de 7 sesiones en el 94% de los casos.

Las sesiones son quincenales y de una hora de duración.

Una vez finalizada la terapia breve, hacemos un seguimiento sin coste alguno de tres sesiones breves al cabo de 3, 6 y 12 meses después del alta, es nuestra garantía de consolidación de los resultados a largo plazo.

1

En la primera
sesión

nos explicas cuál es tu problema y te indicamos cómo será tu terapia y la duración aproximada (la media está entre 4 y 8 sesiones quincenales).

2

Las sesiones son de una hora

de duración, en cada una te damos unas pautas terapéuticas concretas que tienes que hacer hasta la siguiente visita. Serán tus nuevas herramientas para resolver tu problema de forma más fácil de lo que imaginas.

3

Una vez finalizada la terapia

hacemos un seguimiento sin coste alguno al cabo de 3, 6 y 12 meses, para comprobar que no ha habido recaídas. Es nuestra garantía de consolidación de resultados a largo plazo.

1

En la primera sesión

nos explicas cuál es tu problema y te indicamos cómo será tu terapia y la duración aproximada (la media está entre 4 y  8 sesiones quincenales).

2

Sesiones de una hora

en cada una te damos unas pautas terapéuticas concretas que tienes que hacer hasta la siguiente visita. Serán tus nuevas herramientas para resolver tu problema de forma más fácil de lo que imaginas.

3

Una vez finalizada la terapia

hacemos un seguimiento sin coste
alguno al cabo de 3, 6 y 12 meses, para comprobar que no ha habido recaídas. Es nuestra garantía de consolidación de resultados a largo plazo.

Te ayudaremos a resolver tu problema en el menor tiempo posible. La solución está más cerca de lo que piensas.